• Wilkar Oquendo

Reforestar los bosques como una respuesta a los cambios climáticos


Por/Wílkar Oquendo

Periodista

Los bosques junto a los océanos, son el principal órgano que ayuda a respirar al planeta. Ellos ayudarán a mantener la vida en la Tierra, es por este motivo que su buen desempeño va a depender de cómo lo tratemos para que así puedan responder a los cambios climáticos.


Cuando plantamos árboles, cuidar los humedales y una mejor gestión de la tierra estamos realizando una acción que, en este caso requiere con urgencia ser aplicada. Una mejor administración de la tierra podría tener un mayor impacto en la lucha contra el cambio climático de lo esperado.


En un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences demostró que plantar árboles, cuidar los humedales y una mejor gestión de la tierra puede proveer el 37% de la mitigación de los gases efecto invernadero que necesita la humanidad para el año 2030.


Esto permitirá cumplir con la meta de los Acuerdos de París, los cuales pretenden evitar el aumento de la temperatura global en 2º centígrados para fin de siglo. De cumplir con estas acciones que llevan el nombre de “soluciones climáticas naturales” y, de acuerdo con el Journal Yale Environmental 360º, se podrá prevenir la emisión de hasta 11.3 miles de millones de carbono a la atmósfera cada año.


Beneficios que trae la reforestación


En la actualidad, la reforestación es una operación esencial para la supervivencia de los seres vivos y por ende del planeta. La gran cantidad de incendios y talas clandestinas indiscriminadas de árboles, ha ocasionado que los bosques de nuestro planeta se disminuyan.


Por ello, plantar un árbol trae consigo beneficios tales como:


· Logra frenar el avance de las dunas de arena.

· Provee madera para uso como combustible doméstico reduciendo el uso de bosques naturales.

· Al restablecer la cobertura arbórea aumentará la fertilidad del suelo, lo que permitirá la retención de humedad, estructuras y contenidos de nutrientes para mejorar así las cosechas.

· También permite reducir el flujo rápido de las aguas de lluvia, regulando de esta manera el caudal de los ríos

· Reforestar disminuye el "efecto invernadero"

· Permitirá reducir la erosión del suelo y contaminación del agua

· Regulará las altas temperaturas

· La reforestación es de suma importancia para combatir el cambio climático.


Existen razones que son considerables para apoyar la reforestación, como dar vida a todo un ecosistema que podría estar en peligro. Los árboles son el escenario para que emerja el resto de flora y fauna autóctona y las zonas en peligro de desertización se cubran de vida. Planteando árboles se da vida a la biodiversidad.


Un importante informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU) correspondiente a la biodiversidad, figuró en los titulares de las noticias de todo el mundo al alertar de que un millón de especies están en peligro de extinción y advertir sobre la destrucción de los bosques.


La deforestación, señala el informe, "tendrá probablemente impactos negativos en la biodiversidad y amenaza la alimentación, el acceso al agua potable y los medios de vida a nivel local, lo que puede intensificar el conflicto social".


El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) dijo que si el mundo quisiera limitar el aumento a 1,5 °C para 2050, se requiere un millón de hectáreas anexas de árboles.


El reto científico contra la crisis climática


Un estudio publicado en ‘Science’ indica que en el planeta existe espacio suficiente para aumentar un 25% la superficie forestal y, de esta forma reducir un 25% los gases de efecto invernadero en la atmósfera


Para lograr la reducción de gases de efecto invernadero (causantes del cambio climático) y que se encuentran presentes en la atmósfera, el grupo de científicos se han trazado como meta plantar un mínimo 500.000 millones de árboles de nueva plantación.


Esta propuesta suena un tanto ambiciosa pero posible, además se estima que sea una de las más económicas comparada con otras propuestas para reducir a gran escala la presencia de gases de efecto invernadero en la atmósfera.


Los mapas y modelos creados por este equipo formado por expertos de Suiza, Italia y Francia detallan que existe superficie suficiente para aumentar la masa forestal en un 25% sin que ello represente perjuicios irreversibles para la producción agrícola o los ecosistemas naturales.


Para Thomas Crowther, coautor del estudio y ecólogo especializado en el cambio climático en el ETH Zurich, la propuesta de plantación masiva de árboles no sustituye el hecho de que es necesario dejar de quemar petróleo, carbón y gas; siendo estas las causas principales del calentamiento global.


“Nada de esto funciona sin los recortes en las emisiones”, recuerda el experto en declaraciones a la AFP. “Ciertamente es un desafío monumental, que es exactamente la magnitud del problema del cambio climático”, afirmó.

17 vistas