• Wilkar Oquendo

Influencia del cacao como reconstituyente cerebral


Cuando leemos o escuchamos la palabra “chocolate” automáticamente se produce una reacción en nuestra mente. Es allí donde se manifiesta su efecto en la actividad cerebral y es gracias a las propiedades que este rubro posee.


Por/Wílkar Oquendo

Periodista


Para muchos son conocidos los efectos beneficiosos del chocolate en nuestro estado de ánimo. Tradicionalmente está asociado con sensaciones placenteras, además de ser un liberador de endorfinas y una fuente de cafeína.


Pero son muchas las contribuciones que el chocolate puede hacer en el funcionamiento cerebral. Esto viene dado de los compuestos reconstituyentes para el cerebro llamados flavanoles.


Según el Dr. Ramón Estruch, consultor sénior en Medicina Interna del Hospital Clínic y presidente del comité científico del Observatorio del Cacao en España, “el origen de los beneficios del cacao radica en que los flavanoles dilatan las arterias y favorecen la circulación de la sangre".


“Este proceso permite aumentar el flujo sanguíneo que llega al cerebro y, por tanto, mejora el rendimiento mental”, añade.


Asegura que el mejor modo de aprovechar estas propiedades antioxidantes del cacao es tomándolo en forma de soluble, disuelto en leche o agua. Y “siempre que mantenga intacto su contenido en polifenoles, sin haber sido sometido a procesos químicos”.


Impacto positivo en la memoria


Un estudio realizado por la Asociación Americana del Corazón, arrojó como resultado que comer diariamente cacao rico en flavanoles puede generar un impacto positivo en las funciones de la memoria y mejorar el deterioro cognitivo leve.


Los flavanoles presentes en el cacao, también pueden encontrarse en otros alimentos como las uvas, manzanas, el vino o el té; y tienen la capacidad de proteger las neuronas de posibles lesiones, además de favorecer el metabolismo y la interacción con la estructura molecular.


Asimismo y de forma indirecta, los flavanoles favorecen el flujo de sangre en el cerebro, esto por ser un compuesto neuroprotector y también podría tener efectos favorables en las funciones de aprendizaje y memoria.


Por otro lado, los estudios señalan que el consumo de productos a base de cacao ayuda a mejorar el flujo de sangre en el cerebro, ya que los flavanoles actúan como antiplaquetarios, lo que ayuda a reducir el riesgo de accidente vascular cerebral.


Su efecto en el estado de ánimo


El cacao tiene propiedades que actúan como potenciadoras del estado de ánimo. Esto se debe a que los flavanoles ejercen un efecto antidepresivo en el cerebro, ayudando a combatir la depresión, además de promover la mejora de las actividades cognitivas durante el ejercicio mental persistente.


Otro de los componentes es la feniletilamina, que también ayuda a mejorar la sensación de satisfacción y promover los efectos afrodisíacos.


Si tomas a diario una bebida preparada con cacao, ayudarás a mantener en buenas condiciones la salud del cerebro tanto en adultos como en ancianos. Es decir, le puede ayudar a retrasar el envejecimiento cerebral.


Estudios científicos


Existen evidencias científicas sobre los beneficios del cacao para el cerebro, y están dadas a través de estudios que han tenido resultados concretos.


El Centro de Investigación de Fisiología Nutricional de la Universidad del Sur de Australia a través de un estudio realizado por expertos, mostró que consumir cacao natural al menos una vez a la semana logra mejorar la concentración y estimula la respuesta cerebral, mejorando los procesos mentales y la memoria visual-espacial, la memoria de trabajo y la memoria a corto y largo plazo.


Un estudio (publicado en la revista Hypertension) señala la realización de pruebas a casi 100 personas con deterioro cognitivo leve (MCI, por sus siglas en inglés), que tiene que ver con la dificultad de la memoria, el lenguaje y la toma de decisiones.


Durante un periodo de 2 meses algunos de ellos consumieron diariamente una bebida de cacao. Al terminar este período los médicos encontraron mejoras considerables en comparación con aquellos que no la habían consumido.


Los pacientes obtuvieron mejoras en las pruebas de atención y habilidades gracias a la ingesta de flavonoides presentes en el cacao. Solo se sabía que estos nutrientes favorecían la salud cardíaca. Sin embargo, ahora se sabe que mejoran las condiciones de la mente.


Las investigaciones continúan para determinar si el cacao podría llegar a tener incidencia o mejorar enfermedades de deterioro cognitivo más graves como es el caso del mal de Alzheimer. Aún no se ha llegado a conclusiones certeras.


Beneficios


El cacao natural contiene más de 50 nutrientes y componentes bioactivos como los polifenoles, que tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que nos protegen y aportan beneficios sobre la salud, especialmente la cardiovascular.


Según una revisión científica realizada por el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición del CSIC (ICTAN-CSIC) el cacao natural ayuda a mantener las propiedades antioxidantes (los flavonoides) debido a que no ha pasado por ningún otro proceso químico.


Sin embargo, en el proceso de alcalinización del cacao el sabor amargo se reduce y facilita la disolución del cacao, disminuyen drásticamente los antioxidantes a medida que aumenta la intensidad de la alcalinización, hasta un 78%, en el caso de una alcalinización moderada.


El cacao natural tiene un pH ligeramente ácido que oscila entre 5.0 y 5.6. Además, contiene gran número de pigmentos de origen natural (flavonoides) que le confieren su típico color marrón claro y tienen un sabor amargo.


Los responsables de este gusto tan amargo son los polifenoles, unos compuestos naturales activos con propiedades antioxidantes que ayudan a proteger el organismo frente a los radicales libres que oxidan las células. De hecho, el cacao natural es uno de los alimentos con mayor contenido en polifenoles, entre 10 mg y 50 mg por gramo.


¿Cuál es la cantidad recomendada de cacao que debo consumir?


No necesitas un consumo de chocolate todos los días con la excusa de que es bueno para el cerebro. Todo dependerá de cada caso, ¿Por qué? Porque puede ser contraproducente en otras cuestiones.


El chocolate tiene cierto aporte de calorías que vale la pena tener en cuenta. Además, es alto en grasas. Es decir, si bien podría mejorar las funciones cerebrales por un lado, también podría perjudicar otras áreas del cuerpo.


Si se consume de manera controlada y equilibrada no habrá ningún tipo de inconvenientes.


La ingesta recomendada


Se recomiendan 20 gramos de chocolate al día como máximo. Mejor si es cacao oscuro, puro o amargo. Eso nos aportará unas 100 calorías. Comer más cantidad podría generar desequilibrios en la cantidad de kilocalorías permitidas por día (2 500 en los hombres y 2 200 en las mujeres).


En el caso de que la persona practique algún deporte y lleva una vida saludable, los 20 gramos de chocolate recomendados no significarán una gran cantidad para el organismo en cuanto a grasas y calorías.


Si se trata de una persona que sigue una dieta estricta, igualmente debería consumir un trozo de chocolate al día o a la semana.


De esta manera estarían reduciendo la ansiedad que provocan las dietas y la presión autoimpuesta por los kilos que desean bajar. Esto quiere decir, que “darse el gusto” de consumir cacao no es una mala idea si se hace de forma consciente y de vez en cuando.


El envejecimiento del cerebro comienza a partir de los 30 años. No quiere decir que el día que soples esa cantidad de velas en el pastel tu mente empezará a fallar, pero sí que es necesario cuidarse un poco más, lo mismo que ocurre con la piel.


Durante este proceso se producen ciertos cambios en el tejido cerebral. Por ejemplo, de a poco disminuye su peso y consume menos cantidad de glucosa y oxígeno.


Esto repercute en la memoria. ¿Por qué? Porque las neuronas se destruyen o se atrofian y no pueden hacer sinapsis (conexiones). También se nota una reducción en la percepción de las cosas, la concentración y la atención.


A su vez, se debilitan los sentidos, la rapidez de reacción y de aprendizaje, se olvidan los nombres, etc.


Si bien no somos capaces de evitar el paso del tiempo y lo que cumplir años significa para el organismo, tenemos la posibilidad de reducir los cambios o ralentizarlos. Además de los ejercicios cerebrales o mentales como, por ejemplo, los crucigramas o el sudoku o incluso aprender un idioma pasados los 50, la comida es fundamental.


Llevar una dieta equilibrada nos ayuda a conseguir mejoras en cuanto al envejecimiento cerebral. Mediante la ingesta de resveratrol (presente mayormente en el chocolate y en el vino) podemos disfrutar de ciertos efectos antienvejecimiento.




0 vistas