• Wilkar Oquendo

Claves para cuidar el medio ambiente con el manejo correcto de los residuos


El crecimiento de la población y el consumo por persona es imparable, y por ende la basura y la contaminación. Ante esta situación diferentes organizaciones están trabajando en función de colaborar en cómo cuidar el medio ambiente, adquiriendo como hábito el correcto manejo de los residuos.


Por/Wílkar Oquendo

Periodista


El objetivo debe ser proteger y defender el medio ambiente. Actualmente, existen modelos de producción que están promoviendo la extracción de recursos naturales del planeta de una forma descontrolada.


A través de esta acción están fabricando bienes de consumo, en muchos casos de vida útil corta, que luego son dispuestos de un modo que no permite que sean aprovechados, logrando así contaminar el ambiente.

¿Por qué se necesita separar los residuos?

Esta acción conlleva beneficios ambientales, económicos y sociales. Si lo realizas, puedes reducir el consumo de recursos naturales renovables y no renovables destinados a la producción industrial.


También se reducen las emisiones de gases que colaboran con el calentamiento global y el cambio climático; lo que permite que se produzca un ahorro de costos de energía, insumos y entierro.

En este caso, al separar los residuos se reduce la cantidad de elementos que terminan en la basura, muchos de estos no son desechos propiamente dichos.


La separación de residuos sumada a iniciativas de reciclaje tiene una doble ventaja, y esto radica en promover que no se establezcan nuevos rellenos sanitarios, y segundo, aliviar la descarga de basura en la tierra.

Los residuos, cuando se depositan en basureros, sin ningún tipo de discriminación sobre lo que puede ser reutilizable o no, generan un gran impacto ambiental, debido a que las enormes cantidades de basura liberan gases tóxicos que contaminan el aire y los cursos de agua.

¿Sabes cómo hacer la separación de residuos?

Aplicando la regla de las 3R puedes lograrlo, reciclar, reutilizar y reducir. ¿Qué quiere decir esto? Muy sencillo, se trata de generar menos basura y de separarla desde su origen (desde donde se genera) clasificándola en los materiales que pueden ser reciclados o reutilizados y los que son basura.

La idea es que las personas formen parte de este cambio cultural,​ no sólo porque llevan sus residuos a un contenedor, sino porque también son muchos los que a diario se suman a la separación en origen y a la reutilización.


Ahora te decimos como debes reciclar…

Puedes hacerlo con materiales de plástico como botellas, envases, tapitas, papel films, bolsas, sillas, bidones, vajilla descartable limpia y seca.

En el caso de materiales de papel y cartón te damos las opciones: papel blanco, de color, impreso, cartulinas, diarios, revistas, cajas, rollos de papel y envases tetra-brick.

Si se trata de vidrio: botellas, frascos, envases de vidrio transparente o de color. Y si hablamos de metales tenemos: latas y envases de acero, aluminio, hierro, plomo, cobre, zinc, bronce y otros metales ferrosos.


También el desodorante en aerosol, tapas de aluminio alimentos y papel de aluminio. Llaves, candados, picaportes, griferías, ollas, o cualquier otro artefacto compuesto por cobre o estaño.

Y finalmente, ropa y tela que tiene que ver con ropa en desuso, sábanas y manteles viejos, trapos. Un requisito fundamental es que los materiales reciclables se encuentren limpios y secos para que no contaminen a los demás.


¿Qué pasa con lo que reciclo?

Todos los residuos que depositamos en los contenedores son tratados de forma diferente en función del material que los componen.


Cuando se cumple con este proceso, los envases depositados en el contenedor amarillo, es decir, plásticos, metales y briks, son transportados a las plantas de selección, y de allí a sus respectivos recicladores. En este contenedor nos podemos encontrar con:


Envases ligeros, que se dividen a su vez en tres fracciones: metales (acero y aluminio), plásticos (PET, PEAD, film y plástico mezcla) y briks. Un ejemplo de plástico PET es la botella de agua; de metal podemos destacar una lata de conservas y de film, una bolsa de patatas fritas.

Cada fracción se dirige a su correspondiente reciclador, el cual se encargará de transformarlos en nueva materia prima.


Las latas, que están compuestas de aluminio y pueden ser recicladas un número de veces ilimitado, ahorrando en recursos y energía. Estas latas se convierten en bobinas de aluminio con las que se fabricarán nuevas latas de refresco o de conservas.


Los tetra briks, este componente es uno de los más difíciles de clasificar por su composición: papel, polietileno y aluminio. Una vez depositados en el contenedor sus componentes son separados.


De este componente obtenemos lingotes de aluminio que vuelven a utilizarse en la industria.

En el caso de los envases que depositamos en el contenedor azul —es decir, los envases de papel y cartón—son trasladados a una planta de recuperación donde se limpian de elementos impropios (plásticos, metales).


Su clasificación se hace a través de los tipos de papel para reciclar y se prensan en balas de dimensiones y pesos estandarizados.


Una vez preparados para su reciclaje se transportan hasta una fábrica de papel donde se convertirán en bobinas de papel nuevo que se acabarán convirtiendo en productos como cajas de zapatos, de cereales, periódicos entre otros.


¿Cuándo hablamos de reducir?

En el caso del plástico, se puede reducir evitando las bolsas de ese material para las compras y optando por las opciones de tela o changuitos. También comprando productos de envases que sean retornables o bebidas en botellas de vidrio.

Además al comprar comida por peso, es recomendable utilizar un recipiente y así evitarás el uso de bandejas plásticas o el papel film; además de contar con un set de cubiertos en la oficina para no usar descartables de plástico.

Si se trata de reducir el vidrio puedes elegir envases retornables para las bebidas. Y si se trata de metales, puedes optar por los alimentos frescos en vez de consumir los enlatados.

¿Y en el caso de reutilizar?

Si hablamos de reutilizar, estamos hablando de dar un nuevo uso a un material u objeto. Este nuevo uso puede ser el mismo para el cual fue fabricado o puede ser diferente.

Te explicamos, si necesitas imprimir o escribir algo bien sea en tu hogar u oficina, lo puedes hacer por ambas caras de la hoja. También utilizar las cajas de zapatos como organizadores.


En cuanto a las bolsas de plástico para hacer las compras o como bolsas de residuos, puedes reutilizarlas. Y si deseas darle un toque decorativo y de uso a las latas de conservas, las puedes convertir en porta lapiceros o maceteros.


Y en el caso de los residuos orgánicos, que conforman aproximadamente el 40% de los residuos domiciliarios, se puede realizar un compost, una tierra de excelente calidad y rica en nutrientes.

20 vistas