• Wilkar Oquendo

Amblema promueve la observación de aves como herramienta Socio – Educativa


Un lugar magnifico, con una extensa siembra de árboles de cacao y un imponente árbol de Samán, fueron los elementos claves para una práctica de observación de aves que realizaron un grupo de niños de la Escuela Primaria Bolivariana Francisco Tovar, en la comunidad de Jobito, en el municipio San Felipe, estado Yaracuy.


Acompañados de sus docentes y coordinadora Amblema, el nutrido grupo de alumnos se deleitaron con la observación de aves, donde tuvieron la oportunidad de diferenciar cada especie, sus características y otros elementos que les permitirán afianzar sus conocimientos en el tema de ambiente como parte de la herramienta Socio – Educativa Amblema.


La actividad les permitió a los alumnos observar pájaros carpinteros, loro real, guacamayas, gavilanes, azulejos, conoto negro, cristofué, sangre de toro, canario de tejado, cucarachero común y hasta una elegante pereza que posó con gusto ante la mirada de los presentes.


Una práctica integral


Para Ruth Bracho, coordinadora Amblema, “el uso de los binoculares fue lo más preciado por los estudiantes, porque les permitió valorar de cerca cada ave, y analizar sus características, además de observar en detalle cada una de las acciones que estos seres vivos realizan en su estadía en el árbol”.


Bracho añade que la práctica estuvo estructurada en dos fases, la observación y una explicación detallada de cada elemento que envuelve el fascinante mundo de las aves. Para los niños participantes, la actividad fue una aventura que esperan poder repetirla y hacerla habitual dentro de su herramienta Amblema.


“Mientras un grupo realizaba la observación, otros iban tomando nota de todo lo que se les iba explicando para que se fuesen con una noción a través de esta práctica integral que pudo desarrollarse dentro de la comunidad donde se ubica su escuela…esto es un privilegio para estos niños”, acotó.


Por partida doble


En vista de celebrarse el Día de la Cruz de Mayo, y por ser la comunidad de Jobito, un lugar donde conmemoran la importante fecha, luego de concluir la observación de aves, los niños junto a sus docentes realizaron un recorrido hasta la Cruz de Mayo, ubicada en la parte alta de la comunidad para realizar una ofrenda florar.


“Fue una actividad muy bonita, integral y emotiva, los alumnos rezaron un padre nuestro y un baile de tambor, para rendirle tributo a la Cruz de Mayo por las lluvias que vendrán a regar los campos cubiertos de cultivos que servirán de alimentos a la población, tal como lo hacían nuestros ancestros”, puntualizó Bracho.


Por/ Wílkar Oquendo

Periodista

0 vistas